¿Están los brokers de capa caída?

Los problemas de la bolsa y los negociosLos brokers o intermediarios bursátiles sufren su crisis particular. El volumen de negocios ha caído y los brokers se ven obligados a buscar alternativas a su forma tradicional de negocio.

Los intermediarios están en crisis

Los brokers obtienen sus beneficios a través del cobro de comisiones, por la labor que ejercen como intermediarios entre los mercados y las empresas o particulares inversores. Su actividad, que realizan generalmente desde agencias de valores o sociedades, se ha visto seriamente mermada. La crisis económica ha frenado las inversiones, con el consecuente descenso en el volumen de negocios que gestiona el broker.
En el caso particular del mercado español, los intermediarios bursátiles tienen que afrontar también el hecho de que la delicada situación económica del país aleja a los inversores. La consecuencia lógica del descenso del volumen de negocios supone para los brokers una disminución seria de sus propios ingresos.

Los números rojos siguen en aumento

Los informes relativos a los primeros seis meses de 2012 continúan con la tónica de pérdidas registrada en los últimos ejercicios. Los números rojos definen la actividad de una alta proporción de sociedades y agencias de valores. El 48% de las agencias y el 27% de las sociedades, con registro en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), cerraron con pérdidas en el primer semestre del año. Junto a este panorama, los brokers tienen que enfrentarse además a nuevos obstáculos, como la propuesta europea de instaurar la “Tasa Tobin” o un gravamen de características similares.

Las previsiones no son positivas

Los brokers intentan alternativas que les permitan seguir siendo parte del mercado de valores y que amortigüen la caída de su negocio. Sin embargo, las previsiones a corto y medio plazo no son buenas, ya que el propio mercado favorece que la situación se agrave. Esto ocurre porque los inversores se retiran de los mercados que cuentan con menos liquidez, como el español, lo que acaba por reducir las posibilidades de negociar a través de las vías alternativas. La CNMV tiene prohibida la adquisición de acciones de empresas españolas mediante las apuestas bajistas, hasta final de año. Un veto más que obstaculiza la actividad de los brokers.

Foto: Péter Mács – FotoliaSimilar Posts: